domingo, 20 de marzo de 2011

Caímos, nos levantamos. Nos volvimos a caer y nos volvimos a levantar. T ofrecí mi mano, tú la tomaste sin dudar. Lloré y me abrazaste. Me enfadé y me hiciste reír. Sufro y me ayudas.. Y sin embargo yo solo abro cicatrices, revuelvo la mierda y después las cierro. Tenias dos caminos; Podías seguir conmigo, enseñarme... O podías dejarme aquí, sentada en el escalón de la acera.
Ya has elegido. Has elegido el segundo camino, el más complicado, el más desolador y aun así el mejor.
Sinceramente gracias.
k.

No hay comentarios: